Call Center (55) 2 450 600

Tratamientos para la fertilidad

¡Compartir esta nota!
  • 290
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    290
    Shares

Algunas parejas tienen problemas para concebir, por lo que recurren a métodos que facilitan la fecundación del óvulo que dé lugar a un embarazo.

Entre estos métodos podemos distinguir, en primer lugar, aquellos de baja complejidad, como el coito programado (mantener relaciones sexuales durante los periodos de mayor ovulación, haya estimulación mediante hormonas o no) o la inseminación intrauterina (introducción de semen previamente tratado en un laboratorio en el útero).

En segundo lugar están aquellos de alta complejidad, como la fecundación in vitro, la ISCI (micro inyección intra-citoplasmática de espermatozoides), el diagnóstico genético preimplamatorio (que sirve para determinar si hay enfermedades en los óvulos obtenidos en la fecundación in vitro) o la donación de óvulos.

Causas de la infertilidad

Se distingue entre dos tipos de infertilidad: la fertilidad primaria es la que implica a mujeres que han sido incapaces de concebir un bebé. La fertilidad secundaria es, por otra parte, la que aparece en aquellas mujeres que ya han tenido un bebé anteriormente, pero que por diversas circunstancias no lo consigue concebir de nuevo.

Existen numerosos motivos por los que una mujer puede ser infértil. La principal suele estar relacionada con los óvulos, ya sea porque no se producen de forma correcta o que presentan problemas a la hora de fecundar como no adherirse a las paredes uterinas, no sobrevivir si se adhiere o por problemas de movilidad.

Todo esto puede estar provocado por diversos factores: trastornos autoimmunitarios, defectos congénitos, cáncer, diabetes, ejercicio excesivo, obesidad, edad avanzada, o el consumo de ciertos medicamentos, tabaco o alcohol.

La infertilidad masculina por su parte viene determinada por problemas en los espermatozoides, que se pueden deber también a diversas causas tales como defectos congénitos, tratamientos contra el cáncer, desequilibrio hormonal, impotencia, obesidad, edad avanzada, o el consumo de tabaco, alcohol y drogas.

Las enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea o la clamidia también pueden ser causas de infertilidad.