Call Center (55) 2 450 600

Mitos sobre la lactancia prolongada

¡Compartir esta nota!
  • 290
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    290
    Shares

breastfeeding-older-childrenMito: Los bebés mayorcitos lactan tanto como los recién nacidos
Realidad: La frecuencia y la duración de las alimentaciones al  pecho varían de bebe a bebe.   Por lo general, la frecuencia y duración de las alimentaciones disminuye mientras el bebé crece.

Mito: La leche de la madre es menos nutritiva luego del primer año
Realidad: La leche materna continúa proveyéndole una cantidad sustancial de nutrientes por todo el tiempo que el bebé decida lactar.

Mito: Las inmunidades de la leche materna son insignificantes luego de los seis meses
Realidad: Las inmunidades de la leche materna continúan por el tiempo que el bebé decida lactar.  Los bebés amamantados tienen menos enfermedades, y si se enferman, las enfermedades duran mucho menos que los bebés alimentados artificialmente.

Mito: La lactancia extendida hace a los infantes más dependientes y le causa daño psicológico al infante.
Realidad: Al contrario, al la madre satisfacer las necesidades del infante, este se independiza cuando está realmente listo.  Estudios demuestran que los bebés que han lactado por periodos
extendidos tienen mejor ajuste social que los que no fueron lactados por periodos extensos.

Mito: Las mujeres que lactan por periodos extendidos se dejan dominar de sus hijos
Realidad: La lactancia es uno de muchos métodos satisfactorios de crianza que se utilizan mundialmente.

Mito: Mientras más tiempo lactes, más difícil te será destetar.
Realidad: La edad no tiene tanto que ver con el destete como la madurez del niño para estar listo para un destete.  Cada infante tiene su propio reloj biológico para su momento “optimo” para el
destete.  No es saludable, ni para la madre ni para el bebé, acelerar este proceso.