Call Center (55) 2 450 600

Lactancia Natural

lactancia_materna_1280La leche materna es el primer alimento del recién nacido y el único que se adapta perfectamente tanto a su fisiología (facilidad de digestión, aporte nutritivo, garantías higiénicas)como a sus necesidades de relación. Cuando el bebe nace, se interrumpe la relación de nutrientes directa asegurada por el cordón umbilical. A partir de entonces deberá alimentarse realizando un esfuerzo, e ingerir los nutrientes que debe satisfacer sus necesidades energéticas. La alimentación del bebe no influye en su desarrollo físico, sino también en su salud futura, ya desde las primeras comidas. Con la alimentación se pueden prevenir algunas enfermedades del aparato digestivo, y lo más importante, “condicionar” el organismo para que mantenga un largo estado de buena salud, previniendo la aparición precoz de hipertensión, obesidad, diabetes y su consecuencia más grave, la esclerosis de las arterias del corazón, del cerebro y del riñón. El recién nacido, impulsado a succionar por la necesidad de ingerir calorías, comienza el proceso de lactancia, y mientras se alimenta se entabla las primeras relaciones personales y empieza a conocer, en función de ellas, el mundo que lo rodea.

LACTANCIA-MATERNA1

En el acto de alimentarlo y en el contacto corporal mientras se alimenta, el percibe que es aceptado y querido. El alimento adquiere de inmediato, tanto para el niño que lo recibe como para el adulto que se lo da, el “Valor” de acto de cariño: Un valor que será siempre primordial en las vivencias como individuo más o menos aceptado por los demás. El gran significado ritual de la invitación a comer esta disolublemente ligado a las primeras experiencias relación madre-hijo: El alimento es el primer “Regalo” que el hijo recibe de su madre. Por eso adquiere unas connotaciones que son simplemente nutritivas. El recién nacido obtiene sensaciones placenteras de la estimulación de la mucosa bucal, y es evidente la satisfacción que siente al succionar; tanto es así, que desde tiempos muy antiguos está extendida la práctica de “calmar” al niño dándole un chupete. En torno a la función nutritiva se organiza uno de los más importantes contactos entre en recién nacido y la realidad exterior.

Lactancia: Fuente de relación y conocimiento.

Ventajas de la lactancia natural

 

Sustancias Esenciales:

La leche materna constituye el alimento ideal para los primeros meses de vida del recién nacido porque contiene todas las sustancias esenciales para su correcto desarrollo físico y en las proporciones adecuadas.

Ventajas Psicológicas:

Dar pecho ofrece ventajas en el plano psicológico y afectivo, al facilitar la comunicación y la relación entre madre e hijo mediante el contacto físico.

Bienestar físico:

El bienestar físico y el placer natural que siente la madre al alimentar con su leche al niño es muy gratificante y produce una sensación de optimismo en ella.

Autorregulación:

Permite que el niño regule la cantidad de leche que necesita ingerir.

Refuerzo inmunológico:

Reduce considerablemente la posibilidad de que el niño contraiga infecciones y favorece la inmunidad hacia agentes específicos, virus y hongos, gracias a la presencia de anticuerpos.

Flora intestinal:

Facilita que se cree una flora intestinal favorable para las funciones digestivas del recién nacido.

Prevención de alergias:

Al ser la lactancia de pecho una forma de alimentación específica para cada especie, es difícil que conlleve problemas de alergia(es más, constituye un instrumento de prevención.)

Prevención de enfermedades:

Ayuda a prevenir en el niño algunas enfermedades que se manifiestan en la edad adulta, como obesidad, hipertensión y arteriosclerosis, en las mujeres, reduce la incidencia de tumores de mama y ovarios.

Contracciones del útero:

La succión del niño en el pezón favorece la contracción del útero materno y la recuperación de su tamaño normal.

Leche siempre “lista”:

La leche materna esta siempre “LISTA”, a la temperatura idónea y sin gérmenes nocivos, esto permite alimentar al niño en cualquier lugar.

Ahorro económico:

La lactancia natural no supone un gasto adicional para la economía familiar, sino un ahorro considerable.