Call Center (55) 2 450 600

La Hora del baño

¡Compartir esta nota!
  • 290
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    290
    Shares

Es fácil mantener limpio a tu bebé durante los primeros días. Por ahora, ni siquiera necesitarás una bañerita. No deberás sumergir a tu bebé en agua para bañarlo mientras tenga el muñón umbilical. Los baños de esponja te ayudarán a mantenerlo limpio, durante las primeras dos semanas. De hecho, la limpieza excesiva podría resecar su delicada piel.

Usa una toallita humedecida para limpiar suavemente entre los pliegues de piel del cuello y otras áreas, donde se pueda acumular leche al alimentarlo. Es recomendable que, la zona del pañal, la limpies al final. Si notas cualquier sarpullido o irritación, aplícale un poco de vaselina o crema para la dermatitis de pañal.
No te sorprendas si la piel de tu recién nacido, no se parece nada a la piel perfecta de los bebés que aparecen en los comerciales. En unos meses tendrá la piel tersa como esos niños. Muchos recién nacidos presentan una serie de sarpullidos y problemas en la piel, como el eritema tóxico, la “costra láctea”, escamitas en la piel, o en general resequedad, al salir de su prolongado baño de nueve meses en líquido amniótico.

También es posible que tu pequeño tenga vello en los hombros y espalda, el cual suele desaparecer al cabo de una o dos semanas.