Call Center (55) 2 450 600

Colelitiasis: cálculos en vesícula biliar

¡Compartir esta nota!
  • 290
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    290
    Shares

¿Qué es la colelitiasis?

Los cálculos biliares se forman de los productos del colesterol o la bilirrubina que son excretados por el hígado en la bilis.

El hígado produce normalmente bilis, la que drena en la primera parte del intestino delgado, donde ayuda en la digestión de los alimentos. Entre comidas, la bilis se almacena en la vesícula biliar. Mientras está almacenada pueden formarse cristales que, al crecer, forman los cálculos.

¿Por qué se produce la colelitiasis?

Algunas condiciones favorecen la formación de cálculos biliares. Entre ellas, el uso de anticonceptivos, el embarazo, ciertas anormalidades de los glóbulos rojos y una tendencia genética en la familia.

Síntomas de la colelitiasis

Los síntomas pueden incluir:
– Dolor en la parte superior derecha o media del abdomen o en la espalda, particularmente después de comer.
– Náuseas y vómitos, especialmente después de comer alimentos grasos.

Se pueden confundir con otras patologías abdominales, por lo que es necesario consultar a un especialista.

 

Su diagnóstico se realiza a través de una ecotomografía abdominal, un examen imagenológico que emplea el ultrasonido como método para, en este caso, detectar la presencia de colelitiasis o cálculos a la vesícula.

¿Cómo se trata la colelitiasis?

El único tratamiento efectivo es realizar una intervención quirúrgica.  La colecistectomía laparoscópica, consiste en la extirpación de la vesícula enferma a través de pequeñas incisiones en el abdomen, por donde se introducen delgados instrumentos quirúrgicos.

Es una cirugía que requiere hospitalización de un día, mínimamente invasiva y el mínimo del dolor postoperatorio. Además, sólo requiere una semana de reposo para volver a la vida cotidiana. Si ya cuentas con el diagnóstico o tienes sospechas por algún síntoma, reserva tu hora con nuestros especialistas y solicita tu presupuesto.

Para los afiliados a Fonasa que estén inscritos en los tramos B, C y D, pueden realizarse esta intervención por el Programa FONASA PAD, con un valor de $755.550.

[TheChamp-GP-Comments]

Cómo evitar la irritación de la piel con el lavado frecuente de las manos

¡Compartir esta nota!
  • 290
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    290
    Shares

Desde hace unas semanas, hemos escuchado  que es vital adoptar como costumbre el lavado de manos continuo y el uso de desinfectante de manos como una de las medidas para prevenir el contagio de COVID-19. Sin embargo, esta práctica puede exacerbar el eczema de manos, también conocido como dermatitis de manos.

Esta es una afección común donde la piel puede presentar cambios de enrojecimiento, resequedad, descamación, fisuras, picor, dolor, sangrado, y en algunos pacientes, ampollas. Tanto la genética como los alérgenos de contacto y las sustancias irritantes juegan un papel en “desencadenar” esta forma de eczema.

A menudo la dermatitis de manos afecta a las personas que trabajan en trabajos de limpieza, servicios de comida, peluquería, atención médica y mecánica, donde pueden entrar en contacto con productos químicos y otros irritantes. También es común en pacientes con atopia, ya sea asma, rinitis alérgica, o dermatitis atópica.

En cuanto al lavado frecuente y el uso de desinfectante de mano , las personas que son propensas a tener brotes de eczema de manos pueden tener exacerbación de su condición al usar jabones fuertes, lavarse las manos con frecuencia o al utilizar desinfectante de manos.

Para evitar la dermatitis de manos recomienda:

– Utiliza un jabón suave para el lavado de manos, sin color y sin fragancia. Los jabones antibacterianos contienen ingredientes fuertes que pueden exacerbar el eczema y que generalmente no son necesarios si seguimos la técnica correcta de lavado de manos..

– El lavado de manos debe ser con agua a temperatura ambiente o tibia, nunca caliente. El agua caliente reseca mucho más la piel.

– Luego del lavado, seca tus manos con palmadas suaves y, preferiblemente, con papel desechable. No frotes las manos, ya que se puede traumatizar y lastimar más la piel.

– Utiliza humectante después de cada lavado y un minuto después del uso de desinfectante de manos.

– Mantener la piel húmeda es una de las cosas más importantes que puedes hacer para ayudar a controlar tu eczema. Se conoce que las personas con eczema tienen una barrera cutánea alterada, lo que hace que tu piel sea más sensible a los irritantes, alérgenos y bacterias.

Consejos para el hogar

– Siempre debes utilizar guantes para proteger tus manos cuando realices tareas del hogar con detergentes.

– Utiliza guantes si estás cocinando con vegetales (cebolla, ajo), o frutas ácidas (tomates, cítricos). Si entiendes que los guantes te irritan la piel, debes utilizar un guante de algodón primero (debajo) y luego (encima) el guante, preferiblemente de nitrilo o vinilo. Cuando los guantes de algodón se ensucien, asegúrate de lavarlos con un detergente sin perfume ni colorantes.

– Comunícate con tu dermatólogo si tu condición no se mejora a pesar de seguir estas recomendaciones. Algunos pacientes van a requerir algún medicamento recetado para su dermatitis y un dermatólogo te podrá evaluar y ayudar con esto.