Call Center (55) 2 450 600

Dolor de espalda durante el embarazo

¡Compartir esta nota!
  • 290
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    290
    Shares

Las molestias y los dolores de espalda en el embarazo son un malestar muy frecuente.

¿Por qué se produce?

Las molestias y los dolores de espalda en el embarazo se deben a los siguientes factores:

  • La columna, eje de la espalda, está diseñada, en cada mujer, para soportar una determinada cantidad de peso.
  • El embarazo, y el consiguiente sobrepeso, hace que la columna “cargue de más”. Si este peso no está bien repartido, sucede que las zonas que soportan el mayor peso forman contracturas rígidas que dan origen a estos dolores. De ahí que es tan importante la postura para evitar dolores.
  • Si la espalda está derecha, el peso se reparte a ambos lados. Si, por el contrario, está torcida, el mayor peso va hacia un solo costado.
  • Otro factor es el exceso de sedentarismo. Es necesario que la embarazada haga gimnasia para flexibilizar la columna y aflojar las tensiones musculares.

A su vez, podemos diferenciar tres grandes zonas de la espalda: a) zona lumbar; b) zona dorsal o media; y c) zona cervical.

Es importante distinguir qué zona de la espalda molesta más, ya que existen ejercicios especiales para cada una.

A nivel psicosomático, la espalda representa el sostener, cargar, aguantar. Por eso, elegir qué y cómo se sostiene, no autoexigirse de más y poder expresarse (llorar, gritar, etc.), son modos de descarga necesarios para lograr distender estas tensiones.

¿Cómo prevenir el dolor de espalda?

  • No llevar carteras ni bolsos pesados y si llevamos varias bolsas distribuí el peso en dos.
  • Sentarse con la columna derecha, no ladear innecesariamente el cuerpo, etc. En una palabra mantener la conciencia durante el día de que la espalda debe estar no exigida
  • Usar tacos bajos.
  • Al levantar objetos doblar las rodillas y mantener tu espalda derecha.
  • Realizar ejercicios para fortalecer tu espalda. Consultá con tu médico.
  • Algo muy importante: la relaxina, hormona que afloja los ligamentos de todas las articulaciones, da una magnífica oportunidad de modificar posturas. Así, escoliosis y otras patologías pueden curarse durante el embarazo si se hace la gimnasia correctiva correspondiente. Siempre es conveniente la aprobación del médico para realizar gimnasia durante el embarazo.