Call Center (55) 2 450 600
[wpns_search_form]

Consulta medica general

    Su nombre: (requerido)

    Rut.: (requerido)

    Su e-mail: (requerido)

    Teléfono de Contacto: (requerido)

    ¿Tiene antecedentes previos?:(opcional)

    Motivo de la consulta:

    Su previsión: (requerido)

    Las molestias abdominales son originadas por diversas causas, las cuales requieren atención médica en su gran mayoría. Estas se pueden originar por patologías que afectan ciertos órganos. Que en la mayor parte se requiere cirugía para solucionarlos. En la zona abdominal predominan los cálculos biliares, pesquisa precoz de cáncer a la vesícula. Y en relación a protuberancias tenemos las hernias en general.

    En clínicas Cumbres del Norte queremos aportar a un diagnóstico oportuno a través de nuestro profesional Médico. Quien evaluará y asesorará el manejo a seguir, para dar solución a las molestias que lo aquejan apoyado por el staff de especialistas.

    • Hernia: Existen varios tipos. Una de las comunes es la de pared abdominal (protuberancia perceptible muchas veces, al levantar demasiado peso o realizar esfuerzos). Su diagnóstico se obtiene a través de la exploración física. Además, se puede respaldar con una ecotomografía abdominal o tomografía.
    • Colelitiasis:  Formación de piedras en el interior de la vesícula biliar. Se diagnostica con una ecotomografía abdominal. Se pueden presentar síntomas (intolerancia a grasas, flatulencia, distención abdominal, náuseas, vómitos, por nombrar algunos) o simplemente puede ser asintomático.

    Ante alguna de estas molestias abdominales, consulte a su médico. Quien puede realizar una pesquisa precoz de la patología.

    De tener alguno de los síntomas mencionados anteriormente, contáctese con nosotros a través de nuestro sitio web completando el formulario.

    Para poder contextualizar partiremos hablando sobre la Vesícula, ella está en contacto con el hígado. Su objetivo es almacenar bilis que ayuda a la digestión de las grasas de los alimentos y luego se elimina por el intestino delgado. Entre el 95 a 97% de los tumores están asociados a la presencia de cálculos. Estos generan una inflamación crónica, lo cual nos llevara a una reacción las células. Estas se vuelven cancerosas y empiezan a multiplicarse.

    El cáncer se origina en la capa más interna de la pared de la vesícula y avanza a través del resto de su tejido mientras crece, de esta forma se puede diseminar a ganglios y órganos como en este caso el hígado.

    Si bien el cáncer de vesícula biliar es infrecuente a nivel mundial, en nuestro país presenta una de las tasas de incidencia y mortalidad más altas del mundo.  Según la OMS es el tercero tipo de cáncer más frecuente dentro de las mujeres y el quinto que más fallecimiento produce en el mismo grupo.

    Los expertos refieren que casi todos los canceres a la vesícula están asociados a cálculos biliares.  Y al extirpar la vesícula deberían disminuir el número de casos y de esta forma se evitaría el desarrollo de enfermedades benignas asociado a ellas y también el desarrollo de la inflamación crónica en la vesícula que lleva al cáncer. Solo alrededor del 15% presentan síntomas. En el caso de los tumores malignos estos son agresivos y la mayoría de las veces se detectan en etapas avanzadas, comprometiendo el pronóstico del paciente.

    Habitualmente se desarrollan al alrededor de los 60 años, pero también se puede presentar a otras edades y son más frecuentes en mujeres. Y si bien es sabido que tenemos factores de riesgo como los cálculos biliares, también podemos mencionar otros como son los pólipos en la vesícula, que aumenta el riesgo, de acuerdo a su tamaño. Mientras más grandes más riesgo.  La herencia genética y la infección vesicular por salmonella igual condiciona como factor de riesgo según algunas teorías.

    El gran problema del cáncer vesicular es que suele no dar síntomas tempranamente. Las señales más habituales son dolor en el lado derecho del abdomen e ictericia, la cual aparece cuando la enfermedad, ya está muy avanzada. Por esta razón la pesquisa precoz y las acciones preventivas se vuelven fundamentales. Si deseamos prevenir, se debe empezar idealmente a los 35 años con consultas médicas preventivas, porque si encontramos cálculos y los sacamos a esta edad, evitaríamos problemas. Por esto uno debería realizarse una ecotomografía abdominal en forma precoz para detectar los cálculos oportunamente.

    En resumen, el Objetivo es que a menor edad la evaluación y exámenes preventivos, hay mayor posibilidad de un manejar un problema. Está en nuestras manos poder disminuir la tasa de cáncer de vesícula en nuestro país, con una simple acción que es hacer clic y agendar una hora con nuestro médico.  Los esperamos.