Call Center (55) 2 450 600

Como evitar las grietas en los pezones

¡Compartir esta nota!
  • 290
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    290
    Shares

cuidar-senos-lactancia-pinterest-feb26_jpg_imgw_1280_1280

Las grietas son heridas o lesiones que aparecen en el pezón y que hacen que la toma resulte muy dolorosa. Qué hacer para superarlas.

¿Estás con la lactancia y tus pezones se han agrietado?
Las molestas grietas en los pezones aparecen cuando la succión del bebé no es adecuada. La colocación de la boca o la posición del bebé al succionar son algunas de las causas de la aparición de las grietas.

Si el niño no succiona bien, hay que intentar que aprenda a succionar correctamente. Ya que, si no es así, el problema no desaparecerá y aunque lo haga, podrá volver a aparecer en cualquier momento.

Las grietas aparecen por el roce de la lengua y las encías del pequeño con el pezón.
Para evitar este roce, es recomendable introducir bien toda la areola en la boca del bebé, porque la lengua debe presionar la areola, no el pezón.

Para que la grieta aparezca, serán necesarias varias mamadas.
Por eso, es muy importante que, desde el primer momento en que la mamá note dolor, intente empezar a corregir la posición del bebé al mamar.

Para corregir la forma de succión, el bebé tiene que tener la boca bien abierta y los labios “evertidos” hacia fuera. Además, debe abarcar gran parte de la areola con la boca, y no sólo el pezón.

El cuerpo del niño debe estar dirigido hacia el materno, barriga contra barriga; la mamá no debe inclinarse.

Por último, el mejor remedio para las grietas del pecho es la propia leche materna, de propiedades antibacterianas. Sólo hay que aplicarse unas gotas en el pezón al término de la toma.